Librería Latinoamericana - ¿Es posible mejorar la inteligencia de nuestros hijos?

Sidebar

×

Warning

JUser: :_load: Unable to load user with ID: 833

¿Es posible mejorar la inteligencia de nuestros hijos?

¿Sabías que la inteligencia de tu niño puede mejorar con tu mediación?

La inteligencia es una capacidad dinámica que se desarrolla mediante nuestras intervenciones.


¿Qué son habilidades cognitivas?

Hemos escuchado de muchas fuentes sobre este tipo de habilidades y aun así no comprendemos todavía el concepto. Ellas constituyen un sistema complejo de operaciones que trabajan para la regulación de una actividad. En otras palabras, el un sistema de procesos que abarca desde la captación de estímulos, hasta el almacenaje de memoria y su posterior utilización. Ahora la pregunta es…

 

¿Cómo pueden los padres estimular las habilidades cognitivas de sus hijos?

Para formar niños sanos, es importante que se cuestionen las cosas, que sopesen la ecología de sus acciones, asumiendo responsabilidades, buscando soluciones y no la primera, fácil y la cómoda… Es necesario que sean flexibles cognitivamente,

A través de las grandes o pequeñas experiencias a las que se enfrentan nuestros hijos a diario, podemos ayudarles a mejorar su flexibilidad mental y la eficacia en el uso de sus funciones cognitivas. Pero para esto debemos convertirnos en buenos mediadores.

¿Cómo ser un padre o madre mediador?

Para ser un padre o madre que quiere producir modificabilidad cognitiva en tu hijo, deberás ofrecerle experiencias, información, conocimientos y emociones que tu hijo no alcanzaría si no contara contigo. Hay padres y madres que son mediadores natos y otros que deben formarse en función de las necesidades de sus hijos porque no toda intervención educativa crea modificabilidad cognitiva.

La buena mediación debe tener una intencionalidad y reciprocidad, debe ser trascendente y significativa para nuestros hijos. Si no sabes mediar, es necesario aprender.

 

¿Somos conscientes de lo perjudiciales que son las prisas en el entorno familiar?

Tanto los niños como los adolescentes tienen su cerebro en formación. Sin embargo, les presionamos para que corran, les damos prisa tanto para vestirse y desayunar como para aprender y hasta crecer.

Te aconsejamos enseñarles a gestionar su tiempo, a conocer su propio ritmo de ejecución, a anticipar y a prever. Y SOBRE TODO: dale tiempo a ese pequeño gran cerebro para que procese a su ritmo.

Con esta información que te hemos brindado, si sigues las recomendaciones, te aseguramos que tu hijo tendrá los recursos necesarios para hacer frente al ritmo que le exige la sociedad.